Mentorización

Intergeneracionalidad y mentorización van de la mano. La primera exige que varias generaciones se relacionen; la segunda consiste en la aportación de conocimiento y experiencia que una persona ‒habitualmente de más edad‒ hace a otra para que esta última pueda alcanzar sus propias metas.

 

Hace mucho tiempo que existen programas intergeneracionales de mentorización. Se han ocupado de cuestiones como el fracaso escolar, la integración de personas inmigrantes, el consumo de drogas o la orientación profesional. ¿Podemos aprovechar también la mentorización para el intercambio de experiencias entre generaciones en torno a la vacunación a lo largo de la vida? Sí, sí podemos. Y ¡Hablemos de vacunas! va a hacerlo.

 

“Yo, por ejemplo, que padezco Polio y las secuelas del Sme Postpolio desde febrero de 1959 (cuando tenía 6 meses), tendría mucho que contar a las generaciones jóvenes, lo importante que es que hubiera podido ser vacunado en su momento para no haber tenido que padecer esta lacra el resto de mi vida”

(Médico, 59 años)

 

¿Cómo los vamos a hacer? Pues encontrando y preparando a personas de una generación deseosas de entrar en diálogo con personas de otras generaciones en torno a la importancia de concienciarse sobre la vacunación. Con ayuda de profesionales de la salud y de educadores de centros escolares vamos a impulsar el trasvase intergeneracional de conocimiento y experiencia sobre las vacunas.

 

No inventamos nada. Por ejemplo, hace años que en India se realiza el proyecto Mayores y voluntarios en favor de la vacunación de niños: en él personas mayores voluntarias apoyan a familias para orientarlas sobre la necesidad de prestar atención a la inmunización de sus hijos. Sin el recuerdo que estas personas mayores aportan se podrían llegar a olvidar los problemas que la falta de vacunación adecuada produjo en su momento, algo que ha explicado recientemente el Comité de Bioética de España: “Cuando mayor sea la distancia temporal en relación a las epidemias que nos asolaron hace unas décadas mayor debe ser el esfuerzo de los poderes públicos por recordar la importancia que en materia de salud pública tienen las vacunas”.

 

La actuación intergeneracional de mentores y mentoras ayuda a recordar y, además, aumenta las posibilidades de comunicación entre distintas generaciones sobre la cuestión. Precisamente lo que ¡Hablemos de vacunas! va buscando.