Enfoque intergeneracional

¡Hablemos de vacunas! es una campaña intergeneracional no solo porque esté dirigida a todas las generaciones sino porque pretende que las distintas generaciones se relacionen entre sí en torno a la vacunación.

 

Lo que nos proponemos es cruzar a las generaciones para que puedan compartir sus saberes y puntos de vista, algo que se echa en falta con frecuencia en nuestro día a día. De ahí que la campaña incluya recursos específicos para familias, centros escolares, centros de salud y entidades de personas mayores.



Hemos preguntado a personas jóvenes y mayores, a profesionales sanitarios y a especialistas en vacunas sobre el interés de poner en práctica el enfoque intergeneracional del que hablamos.

 

Seis de cada diez personas mayores entrevistadas nos han dicho que estarían dispuestas a hablar con sus hijos y nietos sobre la importancia de las vacunas. Y ocho de cada diez profesionales encuestados piensan que sería interesante y posible que miembros de una generación educasen a los de otra generación acerca de la vacunación.

 

Naturalmente, todo ello bajo la supervisión de personal sanitario que es quien, al fin y al cabo, conoce a fondo la cuestión.

 

“Sería interesante que las personas mayores hablaran desde su experiencia en colegios, a adolescentes (personas que hayan padecido polio, meningitis,… enfermedades para las que exista vacunación)”

(médico, 43 años)

 

“Sí, la educación entre generaciones es posible aunque esos educadores deben estar siempre reforzados por la presencia de personal sanitario formado e informado sobre el tema que haga de guía y de supervisor de las personas participantes, nunca solas y a su libre albedrío”

(estudiante de enfermería, 48 años)

 

“Más que posible, la educación intergeneracional es necesaria. Si no es así, tendrá mucho menos éxito una campaña de este tipo”

(enfermera, 53 años)