Familias

La familia es la fuente fundamental de sustento y cuidados para sus miembros. Los hábitos de salud se adquieren en la familia, que es el pilar donde se proveen los cuidados para la supervivencia infantil, el crecimiento y desarrollo durante la infancia y adolescencia, así como la práctica de hábitos de vida saludables en la juventud, la vida adulta y la tercera edad. El ámbito familiar es un claro espacio de información y asesoramiento sobre conductas o factores de riesgo y sobre estilos de vida saludables. Las decisiones de salud tomadas por un miembro de la familia, sea de la generación que sea, afectan al resto de integrantes de la misma.

 

Todos los miembros de la familia deben ser partícipes y conocedores de las medidas preventivas para la salud. Las vacunas son una de las mejores formas de proteger a esos miembros de enfermedades evitables. La vacunación es esencial, ya que permite que todas las personas gocen de una protección desde los primeros días de vida y tengan un buen desarrollo posterior, con menos secuelas y sin enfermedades que se pueden evitar. Es clave aclarar que las vacunas no son algo exclusivo de la infancia sino que los adultos también pueden y deben vacunarse. Su gran eficacia hace que a veces se nos olvide la gran cantidad de vidas que salvan y de enfermedades que evitan en niños y adultos.

 

Por tanto, es prioritario que las familias dialoguen sobre la importancia de utilizar medidas preventivas para la salud como son las vacunas, compartan dudas y opiniones sobre cómo protegerse —pues esto fomenta que todos los miembros entiendan esa importancia— y actúen en consecuencia. A veces, la rutina del día a día y las múltiples responsabilidades hacen que se olvide lo trascendente de la inmunización.

 

Recuerda: en salud, prevenir es siempre mejor que curar. Aclara tus dudas con expertos sanitarios que conocen la evidencia científica y están formados en el tema.

 

Las familias son la célula cardinal de la composición de la sociedad. Familias sanas y protegidas dan lugar a comunidades sanas pues la salud de las familias no solo influye en el entorno familiar sino también en la comunidad donde viven. Vacunarte no solo protege a tu familia, también al resto de familias de tu barrio. Protegiéndote tú, proteges a los demás. Las familias deben unirse para fomentar y practicar medidas de prevención de la salud.

 

Si quieres más información también puedes contactar con nosotros  y pedir información acerca de las actividades para personas mayores y niños que pensamos ofrecer.